fbpx
#LoÚltimo
¿Viuda negra? La historia de “Rosita” y el asesinato de sus novios “pranes y cabecillas de bandas”
Junio 28, 2015 - 1260 Vistas
La Iguana Google Plus

rosita.jpg

Es toda una seductora del crimen. Las curvas voluptuosas de Jimena Romina Araya Navarro, de 31 años, atrapan con facilidad la mirada de cualquier hombre. “Rosita”,  la inolvidable sirvienta  del programa de televisión A que te ríes.

 

Con sus atributos ganó fama como otra “bomba sexy  venezolana”. Es conocida como “La viuda negra de Aragua”.   Ha flechado a tres criminales;  dos de ellos han muerto bajo su misma ley: a tiros, en menos de un año.

 

Desde el 2012, la modelo  y actriz decidió  moverse entre los elogios y el cariño de sus fanáticos y las turbulentas aguas del delito. Le ha tocado enfrentarse a la justicia, vestirse de luto y llorar la muerte de dos de sus novios.

 

Sus pasos por el delito iniciaron el 30 de agosto de 2012, cuando se vio envuelta en la fuga de la cárcel de Tocorón, en Aragua,  de uno de sus compañeros sentimentales, Héctor Guerrero Flores, alias “El Niño Guerrero”, cabecilla de una banda de sicarios, también  pram de Tocorón. Lo recapturaron un año después. 

Por este caso  “Rosita”  fue señalada por la policía científica, por los cargos  de encubrimiento y fuga de un detenido en grado de cooperador. Además la vincularon con una red de explotación sexual que operaba en los centros penitenciarios. Trascendió, por fuentes policiales, que la mujer entraba y salía para visitar a su pareja durante el tiempo que estuvo internado. 

 

Después de esconderse de la ley durante dos meses, fue capturada el 29 de octubre de 2012, en Valencia, cuando compraba un tinte para el cabello;  el 7 de noviembre  de ese mismo año fue puesta en libertad bajo régimen de  presentación.

 

Cuando  pasaba el trago amargo de estar en prisión,  Jimena recibe la primera estocada al corazón. Su novio, el exreo Luiding  Ochoa, alias   “Cara e’ Muerto”,  fue asesinado el 8 de agosto de 2014 por un delincuente que le disparó para robarle la moto en Maracay.  

 

A “Cara e’ Muerto” lo conoció en el set de grabación de la serie Cárcel o Infierno, de la cual él era el creador y actor.

 

Según la psicología, “Rosita”  tiene la patología de la enclitofilia, que es la atracción que sienten las mujeres por los asesinos y criminales.

 

La mujer mostró su amor por las redes sociales. Colgó en Twitter fotos de viaje en la playa con su pareja.

 

La médico psiquiatra Mónica Mosquera analiza: “A las mujeres con esta patología les gusta el peligro, lo disfrutan y buscan protección  por parte de los delincuentes”, explica.

 

“Dios, dame fuerzas para soportar  esto, mi bebé, ayúdame. Me bajo del avión y pienso que estás aquí afuera buscándome”, escribió en esa ocasión, en su cuenta de Twitter. 

 

Araya lloró su muerte y hasta se le vio cargando el ataúd. Después de volver a desaparecer del espectáculo, regresó en enero de este año  como DJ.

 

La modelo recibió otra fuerte noticia este mes. Su novio Carlos Breaker, otro criminal, fue hallado el pasado 18 de junio descuartizado, en El Junquito.

 

La actriz no lo confirmó ni lo negó, pero se alejó de las cámaras. “Estaré unos días ausente de mis redes sociales. Por motivos familiares. Gracias a todos”, escribió en su  Instagram.

 

“La viuda negra” sigue su andar por Aragua moviéndose entre las redes delictivas y alejada de lo que un día fue: una vedette de televisión.

 

(Panorama)