fbpx
#LoÚltimo
Exempleado de Facebook: “avances tecnológicos estratifican la sociedad en castas”
Julio 11, 2018 - 2050 Vistas
La Iguana Google Plus

Antonio García Martínez, un antiguo empleado de Facebook, asegura que los cambios que genera la industria informática del Valle del Silicio (California, Estados Unidos) podrían afectar al resto del mundo y suponer un presagio de lo que está por venir.

 

Como las empresas tecnológicas y los servicios acaparan gran parte de los empleos de San Francisco, este informático destaca que alteran de manera decisiva aspectos tan importantes como el desempleo o el precio de la vivienda, según ha detallado en un artículo que ha escrito para el portal Wired.

 

Con el auge vigente, en esa urbe se considera que una familia con cuatro miembros que ingresa 117.400 dólares tiene bajos ingresos, así que el autor del texto pertenecía a la clase media a pesar de cobrar una nómina con seis dígitos.

Según su visión, parece que los residentes de San Francisco están divididos en “cuatro clases, o incluso castas” entre las que hay “una movilidad social mínima” y:

 

  • Grupo interno: Compuesto por capitalistas de riesgo y empresarios exitosos, quienes gestionan la máquina tecnológica que funciona como motor económico.

 

  • Grupo exterior: Personal informático o de negocios muy cualificado que trabaja para el primer colectivo y recibe un buen salario, pero pertenece a la clase media.

 

  • Clase de servicio: “Piñones de una máquina” con empleos que la inteligencia artificial aún no ha conseguido eliminar, desde conductores de Uber hasta mensajeros.

 

  • Intocables: Sin hogar, drogadictos y criminales que viven en áreas urbanas desfavorecidas y cada vez más grandes, a los que “el grupo interno ni siquiera ve, el grupo exterior ignora y la clase de servicio teme; al fin y al cabo, podrían terminar ahí”.

 

“Pesadilla antiutópica”

 

En esta “pesadilla antiutópica”, la comunicación entre los integrantes de cada casta cada vez se reduce más. Según Antonio García Martínez, esto se debe a la proliferación de determinadas aplicaciones móviles, que permiten contratar servicios sin tratar con las personas.

 

Por ese motivo, ve el futuro San Francisco como altamente estratificado y con poca movilidad social y evalúa que se trata de “feudalismo con mejor mercadotecnia” que conduce a “un punto de no retorno”.

 

El autor no vincula su esperanza de que se reduzcan estas desigualdades al grupo interno —”está alejado de la realidad”—, sino en el exterior, a cuyos integrantes les preocupan la limpieza urbana, las tasas de crimen, la educación y el transporte.

 

(RT)