Un total de 13 hombres se encontraban de juerga en un salón de billar, coloquialmente conocido como «pool», en San Antonio del Táchira, región fronteriza con Colombia y que se encuentra en toque de queda y cuarentena obligatoria por la pandemia de covid-19, resultaron detenidos por efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que descubrieron la rumba que había armado.

De acuerdo a información difundida por medios locales, los efectivos de la GNB lograron aprehender a estos ciudadanos cuando violentaban las medidas de seguridad sanitarias en el interior del mencionado local.

Este grupo de personas estaban literalmente con «la rumba encendida, jugando pool, consumiendo cerveza y escuchando música, en evidente incumpliendo a la cuarentena social y toque de queda, que por razones de tipo sanitario fue decretado para la zona de frontera», dice el reporte de los medios.

La acción fue realizada por efectivos del Destacamento No. 212 del Comando de la Zona No. 21 del estado Táchira, que coordina el general de brigada Juan Sulbarán Quintero.

Los efectivos desarrollaban labores de patrullaje y vigilancia por el eje fronterizo San Antonio del Táchira y Ureña, que forman parte de la Operación Escudo Bolivariano III Salud Segura 2020.

El procedimiento fue practicado específicamente en el salón de billares conocido como “El Matorral”, que se encontraba abierto y en pleno funcionamiento, «con personas cuyas risas y gritos se podían escuchar con claridad en la calle».

Este caso puso en evidencia el incumplimiento a las medidas restrictivas de Cuarentena Social Voluntaria decretada por el Ejecutivo Nacional, como prevención ante la propagación y el contagio del virus, así como del toque de queda que por razones de tipo sanitario, han sido impuestas en la zona limítrofe con Colombia.

En el lugar se encontraron clientes sin cumplir con las medidas de bioseguridad, como el uso del tapabocas y distanciamiento social.

Entre los detenidos está el propietario del negocio, cuya razón social es Centro Recreativo El Matorral.

En el procedimiento fueron retenidas 23 cajas de cerveza, varias de ellas de procedencia colombiana, así como seis motocicletas que se encontraban estacionadas dentro del establecimiento para evitar que las vieran desde la calle.

La situación irregular fue detectada en una zona de alta vulnerabilidad, donde se mantienen medidas estrictas por parte de las autoridades, a los efectos de evitar la propagación y contagio del covid-19.

San Antonio del Táchira y Ureña son consideradas como de alto riesgo, debido al ingreso ilegal de personas que llegan desde territorio colombiano por trochas, para evitar someterse a los controles de tipo preventivo, incluyendo connacionales y retornados, entre quienes pudiera haber casos positivos de COVID-19 y viralizar aún más los contagios.

Entre las sanciones contra infractores anunciadas por las autoridades, y muy particularmente por voceros del protectorado del estado Táchira, figura la erradicación del proceso que se seguirá a los detenidos, que serán trasladados a la cárcel de El Dorado, en el oriente del país. No obstante no se dijo si este será el caso para las personas arrestadas en el salón de billares.

A los 13 detenidos le fueron instruidas actas de tipo penal por violación al Decreto Presidencial N° 4.230, dictado en el marco del estado de alarma, para atender la emergencia sanitaria del coronavirus (Covid 19), por medio del cual se establece la restricción de la circulación y libre tránsito, en jurisdicción de los Municipios Simón Bolívar y Pedro María Ureña del Estado Táchira.

Los detenidos y las motocicletas, así como las 23 cajas de cerveza, entre ellas algunas de origen colombiano que trajeron al país mediante la modalidad del contrabando, fueron colocados a la órden de la Fiscalía XXIV del Ministerio Público, que posiblemente los presentará, en el transcurso de las próximas horas, ante un Juzgado de Control.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook