Tras el anuncio de los indultos concedidos por el presidente de la República, Nicolás Maduro a 110 actores políticos de la oposición encarcelados, procesados o juzgados por graves delitos, Miguel Ángel Pérez Pirela compartió y comentó con la audiencia algunas de las reacciones de los beneficiados y analizó las consecuencias que tendrá la medida presidencial en el ala antidemocrática de la oposición. 

El experto recordó que «el problema de esta Asamblea Nacional que fue electa en el 2015 es que fue un engaño contra el pueblo», toda vez que la alianza opositora incluyó en esa ocasión a personajes desconocidos que se han aprovechado de su condición de parlamentarios para enriquecerse ilícitamente, como es el caso de los diputados Richard Blanco y Mariela Magallanes. 

Adicionalmente, compartió las reacciones de los diputados Américo D’Grazia y Juan Pablo Guanipa, quienes rechazaron el indulto, aduciendo que el presidente Nicolás Maduro carecía de legitimidad para otorgarlo, al tiempo que negaron haber cometido cualquier delito. 

Sobre Juan Pablo Guanipa, agregó que este personaje y su hermano Tomás, oriundos del estado Zulia, han protagonizado bochornosos incidentes. Juan Pablo resultó electo gobernador de la entidad en las elecciones regionales de 2017, pero renunció a su puesto, mientras que Tomás sucedió a Humberto Calderón Berti como «representante» de Juan Guaidó en Bogotá, luego de que el primero renunciara «por la corrupción que tenían Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo, Voluntad Popular y Acción Democrática con Monómeros» y permitió graves daños contra la sede diplomática venezolana. 

Al otro lado del espectro político, hizo mención del malestar que la decisión presidencial causó en las filas chavistas, que además cuestionaron que estos personajes, además de haber recibido el indulto, habían reaccionado con una insolencia impropia. 

Empero, en su parecer «la jugada fue buena», ello en virtud de que «va quebrar aún más a la oposición y les va a quitar las excusas. ¡Yo no participo porque soy exiliado, perseguido político’. Ahí están las respuestas. Si no quieren participar y si no aceptan ni siquiera un indulto, es porque tienen otro plan y ese otro plan, nosotros nos lo conocemos de memoria».

Ese plan al que no renuncia este sector, es el mismo que se ha intentado desde 2018: deponer al Gobierno del presidente Nicolás Maduro, utilizando inclusive la fuerza militar, como ya ocurrió con el intento de magnicidio y los dos intentos de invasión desde Colombia; el último, incluso bajo la dirección de exboinas verdes estadounidenses, ya juzgados y condenados por la justicia venezolana. 

«Esta gente sale bravucona porque no quieren ir a elecciones y no van a ir a elecciones. Es más, hablemos las cosas como son: están raspando la olla en todas las pseudoembajadas, en todos los pseudobancos… porque Guaidó es un muerto político. Y Guaidó es tan muerto político y tan alma en pena en este país, que si la oposición democrática (…) acepta ir a las elecciones, estos señores, estos ladrones de cuello blanco que tienen casi dos años robando a Venezuela, en nombre de una presidencia supuesta de Juan Guaidó, van a quedar aislados. Esta medida humanitaria, este indulto los aísla aún más», añadió el también director de LaIguana.TV.   

Por otro lado, si bien el Gobierno explicó que la medida busca la reconciliación y la unión nacional, en su parecer ello solo es parcialmente cierto, porque la reconciliación y la unión nacional solamente es posible con el sector democrático de la oposición y no con aquél que se niega a aceptar el indulto. 

«Venezuela debe ir a elecciones democráticas, Venezuela debe resolver sus problemas sociales, políticos, económicos a través de elecciones, y esta banda de terroristas, de asesinos, de corruptos, de golpistas, de entreguistas a Donald Trump; estos que han sido indultados ahora en su gran mayoría –no sé si habrán excepciones–, salen bravucones a decir ‘no acepto el indulto'», señaló el analista. 

En su opinión, no era posible esperar una respuesta distinta, en tanto se compadece con el «plan B» y «la raspadera de olla» que tienen en todas partes. 

Finalmente, precisó que todos los beneficiarios podrán presentarse como candidatos a los venideros comicios parlamentarios, sin ninguna clase de condicionamientos y, además, indicó que las autoridades y los tribunales se encargarán de liberar a los beneficiarios en un lapso perentorio. 

Estarán a cargo de velar por el cumplimiento del dictamen la vicepresidenta Delcy Rodríguez, el ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol y el Ministerio para Asuntos Penitenciarios. 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook