Este 16 de octubre, Guillermo Scarpantonio, presidente de AKB Fintech, aseguró durante una entrevista radial que a partir del próximo 7 de noviembre, algunos establecimientos comerciales dispondrán de cajeros automáticos en los que podrán realizarse retiros de efectivo en dólares estadounidenses.

En su conversación con el periodista Román Lozinski, Scarpantonio, explicó que este sistema está directamente vinculado con las billeteras en dólares de AKB Fintech, por lo que toda persona que posea alguna, podrá retirar efectivo en dólares, sujeto a la disponibilidad de sus fondos y a un límite diario que oscilará entre 20 y 200 dólares. 

Para ilustrar cómo funcionará el mecanismo, se valió del caso de un trabajador por cuenta propia que recibe pagos en divisas a través de una cuenta PayPal. Esta cuenta debe vincularse al sistema de billeteras en dólares de AKB Fintech y a través de su plataforma aliada, American Time Holding, deberá adquirir una Gift Card –tarjeta de regalo–, que posteriormente descargará en la billetera digital de AKB Fintech, tras lo cual podrá acudir al cajero y realizar el retiro de los dólares que tenía originalmente en su cuenta PayPal.

Aunque mencionó que existen «diferentes formas» de cargar saldo en dólares en la billetera digital de AKB Fintech, no dio más detalles acerca de las otras alternativas que estarán disponibles.

Acotó, asimismo, que estos cajeros no funcionarían «con una tarjeta de débito o crédito convencional», sino con «una tarjeta virtual que genera la plataforma», que el interesado podrá tener en su teléfono celular «con unos datos específicos», como el código de un solo uso, así como la identificación y el monto correspondiente al retiro. El usuario o usuaria deberá introducir esos datos en el cajero y recibirá, sin necesidad de hacer nada más, su dinero en efectivo.

En relación con la posición oficial de la Superintendencia de Instituciones del Sector Bancario (Sudeban) y el Banco Central de Venezuela (BCV) respecto de este tipo de actividades bancarias, Scarpantonio dijo que no existía un instrumento legal que regulara un proceso que, en su criterio, es meramente «tecnológico».

De acuerdo con su testimonio, un particular puede disponer de un cajero automático de su propiedad que dispense efectivo, también de su propiedad, sin que exista impedimento alguno para ello y ese sería el basamento jurídico sobre el cual se asentaría esta alternativa: El cajero y las divisas pertenecerían al comercio y el papel de AKB Fintech sería brindar una plataforma para que los establecimientos «puedan bancarizar internacionalmente sus dólares en efectivo» y puedan usarlos posteriormente para importar «mercancías o materias primas» o «pagarle a sus proveedores internacionales».

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook