El prófugo de la justicia Antonio Ledezma manifestó su pesimismo ante la creación de una nueva alianza de los factores de la ultraderecha venezolana, la cual fue presentada este martes 6 de abril por el exdiputado Juan Guaidó.

En declaraciones concedidas a un portal digital al servicio de la derecha, Ledezma señaló que, a pesar de que Guaidó lo contactó para que se incorporar a esta iniciativa, apenas ayer conoció de su lanzamiento.

“Estoy apenas enterándome por las redes”, destacó, al tiempo que precisó que el exparlamentario le pidió “que ABP (Alianza Bravo Pueblo) formara parte de esa instancia, le dije que con gusto, pero teníamos que saber qué instancia íbamos a formar. No que nos presentara un hecho cumplido que es distinto”.

Destacó en la entrevista que “hablé en privado con Juan Guaidó tres veces en marzo. Le asomé una agenda de trabajo que no se ha hecho pública por respeto a lo conversado. Le solicité que ABP tuviera representación en la mesa de debates donde se diseñaría la propuesta de un nuevo eje, para evitar la presentación de hechos cumplidos. Pero nos enteramos de su lanzamiento ayer por redes sociales y los medios de comunicación… Eso ha podido evitarse. No nace bien un eje unitario si la gente tiene el tufo del mismo musiú con diferente cachimbo”.

En teoría, esta nueva alianza tiene como objetivo reunirse con lo que ellos llaman sociedad civil para la lograr la “construcción colectiva de una coalición sólida, plural e incluyente que permita la articulación de la mayor cantidad de organizaciones, liderazgos y sectores de la sociedad civil”, según señala un comunicado difundido el día de ayer.

Señaló el exalcalde prófugo que su partido se encuentra estudiando esta iniciativa, para lograr establecer en qué se diferencia de las alianzas pasadas como la Coordinadora Democrática, Mesa de Unidad Democrática, entre otras.

“Elecciones libres es análogo a lo que se intentó hacer en 2016 con el frustrado revocatorio, o sea la ruta teniendo al voto como herramienta ya se ensayó”, dijo.

Continuó señalando que “lo de la ayuda humanitaria tampoco es nuevo. Se intentó en noviembre del 2016, en el marco del diálogo promovido por el Vaticano y recuerdo que se acordaron cuatro puntos”.

Para él lo importante es lograr una “unidad genuina, amplia y sin sectarismo”, que tenga objetivos políticos claros y lamentó que los factores de la derecha no hayan sido capaces de crear antes esta nueva alianza.

Reconoció que los afectos a la derecha están decepcionados y frustrados ante los constantes fracasos de la dirigencia opositora: “Solo presentando una plataforma creíble será posible rehabilitar esa fe indispensable para retomar la lucha”.

El prófugo de la justicia insistió en que la invasión es la salida a los problemas que enfrenta, por lo que para él no se debe “incursionar en procesos regionales y diálogos sin agendas condicionantes”.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook