El filósofo y analista político Miguel Ángel Pérez Pirela manifestó que un tema que no se puede obviar dentro de esta nueva etapa de relacionamiento entre Colombia y Venezuela es el de Monómeros, filial de Pequiven que estuvo desde 2019 bajo el control de agentes del gobierno ficticio de Juan Guaidó, tras el respaldo que le brindó la administración de Iván Duque. 

Durante la primera emisión de la nueva temporada de Desde Donde Sea, Pérez Pirela habló de la posición claramente diferenciada entre Gustavo Petro y Duque sobre ese caso, e indicó que no resulta sorprendente ya que, desde la campaña electoral, el ahora presidente manifestó su disconformidad con las maniobras del exmandatario para despojar al Estado venezolano de la compañía. 

El 9 de agosto, solo dos días después de haber asumido el cargo, Petro admitió que la situación de la compañía venezolana es «compleja» porque está «casi quebrada» y el régimen de sanciones impuestas por Estados Unidos a la industria petrolera venezolana podría comprometer todavía más su funcionamiento.   

Tras este posicionamiento público, el 10 de agosto el organismo denominado Superintendencia de Sociedades (Supersociedades) anunció el levantamiento de la medida de intervención que impuso sobre la productora de fertilizantes. 

“La medida se justificó a partir de su escasa salud financiera y las numerosas denuncias de manejos dolosos de las que ha sido objeto desde que empezó a ser administrada por personeros ligados al fantoche Guaidó”, planteó Pérez Pirela.   

Una investigación del portal La Tabla, que ha hecho un profuso seguimiento del caso, reveló que si bien el anuncio se hizo el 10 de agosto, la decisión se tomó oficialmente el 5 de agosto, durante las últimas horas del gobierno de Duque.   

El tema, nunca abandonado en Venezuela, cobró nuevos aires tras las declaraciones de Petro. Algunos analistas como el colombiano Juan Carlos Tanus –residente en Venezuela– sostienen que el Estado venezolano debe demandar al Estado colombiano por el despojo de la productora de fertilizantes.   

En la misma línea, el especialista argumentó en conversación con LaIguana.TV, que para Colombia también reviste de interés que Venezuela retome el control del que otrora fuera su segundo principal activo en el extranjero, vistos los efectos de la escasez de fertilizantes derivada de la guerra en Ucrania.   

“En este punto es difícil saber si en un contexto de recomposición de relaciones como el actual, pueda tener lugar una acción jurídica de este calibre. En su lugar, luce más viable que la cooperación judicial entre los dos países permita investigar las múltiples denuncias de corrupción y conduzca a la sanción penal de los responsables directos”, comentó Pérez Pirela.   

A este respecto, el Ministerio Público de Venezuela ratificó las órdenes de aprehensión en contra de los pretendidos funcionarios que llevaron o llevan las riendas de Monómeros desde 2019 y el 25 de agosto anunció que una delegación de fiscales viajará al vecino país para investigar los presuntos casos de dolo.   

En cualquier caso, lo expresado por Tanus no carece de fundamento. En octubre de 2021, el portal La Tabla publicó los nexos entre directivos de Nitrofert –una empresa creada desde dentro de Monómeros para socavar su posición–, el gobierno de Iván Duque, el expresidente Álvaro Uribe Vélez y el dirigente ultraderechista Leopoldo López, al que el moderador calificó como “nombre fundamental en este entramado de corrupción internacional”. 

(LaIguana.TV) 

Comentarios Facebook