La actual crisis que presenta el mundo por el nuevo coronavirus Covid-19 evidencia numerosos problemas a los que se han tenido que enfrentar los Gobiernos de cada país para sobrellevar la pandemia, unos con más dificultades que otros. Además entre muchos de estos han quedado al descubierto la unidad, los lazos de hermandad, de cooperación, de solidaridad, pero también la mezquindad e intereses particulares.  

La actual crisis que presenta el mundo por el nuevo coronavirus Covid-19 evidencia numerosos problemas a los que se han tenido que enfrentar los Gobiernos de cada país para sobrellevar la pandemia, unos con más dificultades que otros. Además entre muchos de estos han quedado al descubierto la unidad, los lazos de hermandad, de cooperación, de solidaridad, pero también la mezquindad e intereses particulares.  

   

Ante lo expuesto, traemos dos casos que contrastan entre los que pregonan una alianza, como por ejemplo, la de algunos miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y los que en el escenario de la pandemia, silenciosamente se tienden la mano en medio de ataques sanciones y bloqueos: Venezuela e Irán.  

 

Iniciemos con la OTAN, organismo que cita en su portal digital: “La seguridad en nuestras vidas diarias es clave para nuestro bienestar. La finalidad de la OTAN es garantizar la libertad y la seguridad de sus países miembros por medios políticos y militares”.

 

Sin embargo, más que las palabras y los enunciados vamos a la práctica en los que integrantes de este organismo guerrerista se han visto envueltos en grandes escándalos entre ellos mismos, por el robo o acciones de piraterías con mascarillas, una herramienta fundamental para la prevención del Covid-19.  

 

Estados Unidos aplica «piratería moderna» a Alemania  

 

A principios de abril según reporte de la agencia internacional RT dirigentes políticos de Francia y de Alemania acusaron a Estados Unidos de ejercer lo que denominaron como una «piratería moderna», conjuntamente de emplear mecanismos ilegales para adquirir mascarillas.

 

En  el mencionado mes, el ministro del Interior del estado de Berlín, Andreas Geisel, denunció a través de un comunicado oficial que 200.000 mascarillas destinadas para la Policía germana fueron decomisadas por funcionarios norteamericanos en un aeropuerto de Bangkok.

 

«Vemos esto como un acto de piratería moderna (…) No es así como se trata a los socios transatlánticos. Incluso en tiempos de crisis global, no deberíamos regirnos por los métodos del Salvaje Oeste«, explicó  Geisel, quien agregó que las mascarillas FFP2 las  solicitaron y pagaron a una compañía de Estados Unidos al tiempo que exhortó Gobierno federal de Alemania a reclamar a Washington a que se debe  regir  por los estatutos internacionales, reseñó RT.

 

Estados Unidos saca las garras ante Francia 

 

Otro caso que involucra a Estados Unidos es el que concierne a uno con Francia. Gobernantes regionales, Jean Rottner (Gran Este), Renaud Muselier (Provenza-Alpes-Costa Azul) y Valérie Pécresse (Isla de Francia), culparon a comerciantes norteamericanos de cancelar más dinero para apropiarse de mercancía contentivas de máscarillas que tenían como destino Francia, publicó la referida agencia de noticias.

 

Renaud Muselier reveló que en China y “directamente en la pista”, los estadounidenses compraron una encomienda francesa, pagada en efectivo, precisó que el avión le correspondía ir a Francia, sin embargo voló a Estados Unidos.

 

No obstante, un alto funcionario de la Administración  de Estados Unidos aseguró AFP que el Gobierno de Norteamérica no compró mascarillas de China para Francia, por lo que afirmó que las noticias difundidas eran «completamente falsas».

 

Francia pretendió echar mano a Suecia

 

De acuerdo con El País  y bajo datos de  la L’Express,  en los primeros días de marzo Francia y Suecia tuvieron un incidente, todo derivó luego de que el presidente Emmanuel Macron, estableció la inspección de los almacenamientos de mascarillas en su país.

 

Posteriormente, medios reportaron que las autoridades decomisaron en Lyon cuatro millones de mascarillas -que habían sido producidas por la compañía sueca Mölnlycke en China- que luego de arribar al puerto de Marsella, se encontraban en Lyon. La mitad de la carga tenía como destino España e Italia, los cuales adquirieron un millón de mascarillas cada uno.

 

Al parecer el Gobierno sueco tuvo que forzar a París y dos semanas después el secretariado general de la Defensa y Seguridad Nacional (SGDSN), Édouard Phillippe, accedió a que los dos millones de mascarillas fueran entregados a España e Italia. 

 

“En Francia ya se han producido incidentes similares, como la incautación de 680.000 máscaras con destino a la República Checa que, a su vez, incautó un lote similar con destino a Italia”, reseñó Sputnik.

 

El contraste: la hermandad y solidaridad entre Irán y Venezuela  

 

Ahora bien, mientras los países europeos y Estados Unidos desatan tensiones entre sí, por insumos, materiales de uso necesario para protegerse del nuevo coronavirus, esto sin llegar a acuerdos para lograr establecer una vía de entendimiento y en la que todos salgan favorecidos sin imposiciones y aprovechamientos para el bienestar de su conciudadanos, se desnuda la otra cara de la moneda en la cual dos naciones víctimas de criminales sanciones tienden puentes de fraternidad y de apoyo.

 

Tal es el caso de Venezuela e Irán que acapararon los titulares de medios  nacionales e internacionales por el envío de 5 tanqueros persas a la nación suramericana, lo que dejó un gran mensaje al tigre de papel: el imperio gringo.   

 

Este sábado 23 de abril tanto la nación caribeña como la persa fueron protagonistas de un hecho histórico al demostrar al mundo de qué están hechos los pueblos libres y soberanos, que pese a las  intimidaciones de Washington lograron que llegada sin contratiempos de unos de los cinco buques iraníes el Fortune que traslada gasolina al territorio suramericana como parte de los acuerdos bilaterales, de cooperación, de hermandad entre ambos países.

 

Chávez afianzó la amistad Irán-Venezuela 

 

Vale recordar que aproximadamente en el 2005, el exmandatario Hugo Chávez ofreció su enérgico respaldo a Irán ante las intromisiones de Estados Unidos sobre el programa nuclear pacífico y con propósitos civiles del país persa. EE.UU. aseguró que a través de este mecanismo Irán aprovecharía de desarrollar armas nucleares.

 

Ante este contexto, Hugo Chávez fue enfático en su apoyo. «Ante las amenazas de EE.UU. contra el hermano pueblo de Irán, cuenten ustedes con todo nuestro apoyo, afecto y solidaridad», manifestó en el referido año durante la entrega de la orden del Libertador Simón Bolívar a su par Mohamed Jatami, durante una visita oficial a Venezuela. 

 

En el 2007 y de acuerdo con el portal 20 Minutos, Irán  se vio obligado a importar cerca  del 40% de gasolina. Por lo que Venezuela acordó con la nación persa la exportación de combustible (20 mil barriles diarios) debido a las sanciones de EE.UU. y el aislamiento internacional ante su programa nuclear. El Congreso estadounidense hasta consignó un proyecto que buscaba impedir la exportación de gasolina a Irán.

 

Chávez siempre defendió el derecho de Irán a ampliar sus programas de energía nuclear con fines pacíficos y rechazó los señalamientos de Washington, por lo que afirmó que no existían evidencias de que Irán desarrollara una bomba atómica.

 

En total serán cinco los buques de la República Islámica de Irán que llegarán gradualmente al territorio venezolano. Entre ellos se encuentran las embarcaciones denominadas Clavel, Petunia, Forest y Faxon.

 

El tanquero iraní Fortune escoltado por el patrullero venezolano Yekuana en aguas nacionales tendrá como destino final la refinería El Palito, ubicada en Puerto Cabello, estado Carabobo, así lo confirmó la periodista Madelein García, a través de un video difundido en la red social Twitter.

 

Los venezolanos manifestaron su agradecimiento al Gobierno iraní y a su pueblo por la gran ayuda que proporciona en los actuales momentos.    

 

(LaIguana.TV) 

]]>

Comentarios Facebook