Que las cenizas de sus restos mortales sean esparcidas en su natal Escocia y en las Bahamas, su último hogar, era el deseo del actor Sean Connery, quien falleció el pasado 31 de octubre a los 90 años de edad.

Así lo dio a conocer Micheline Roquebrune, la viuda del aclamado agente 007, en una entrevista con el diario Scottish Mail.

“Vamos a llevar a Sean de regreso a Escocia, ese era su deseo final”, expresó durante la conversación. “Él quería que sus cenizas sean esparcidas en las Bahamas y en su tierra natal”, contó.

Asimismo, señaló que debido a la pandemia del coronavirus eso aún no es posible por la restricción de vuelos entre Estados Unidos y Europa. “En cuanto se pueda y sea seguro volver a viajar, la intención de la familia es regresar a Escocia con él. (…) Nos gustaría organizar un servicio en su memoria allá, al menos ese es nuestro deseo. Pero no podemos asegurar cuando pasará esto”, dijo quien estuvo casada con el actor durante 45 años.

En cuanto a detalles de su fallecimiento, Roquebrune confirmó que Connery falleció mientras dormía en su casa de las Bahamas. “En los últimos tiempos no era capaz de expresarse. Al menos murió mientras dormía, de forma absolutamente tranquila. Estuve con él todo el tiempo y simplemente se fue. Eso era lo que él deseaba (…) Logró cumplir su último deseo de marcharse sin hacer ruido”, en alusión a que el actor de Hollywood sufría de demencia senil.

Sobre su vida en pareja por casi medio siglo destacó: “Era fantástico y tuvimos una vida increíble juntos. Era un hombre modelo. Va a ser muy difícil estar sin él, lo sé, pero no podía durar para siempre y se ha ido en paz”.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook