Ben Affleck y Jennifer López son, sin duda alguna, la pareja del momento. Pero, ¿sabías que el cineasta se negaba a dar una segunda oportunidad a su romance con la intérprete, pues no quería fallarle a sus hijos?

En una sincera entrevista con Howard Stern, Affleck confiesa que su matrimonio con Jennifer Garner, con quien se casó en 2005 y tuvo tres hijos, simplemente «no funcionó», aunque todavía la «ama y respeta».

Al mismo tiempo, revela que se sentía «atrapado» en la relación con Garner, y esa fue «parte de la razón por la que comenzó a beber»: en cierto momento, incluso ingresó en una clínica de rehabilitación.

«Yo estaba en plan no puedo irme por mis hijos, pero no estoy feliz, ¿qué hago? Y lo que hice fue que me bebí una botella de güisqui y me quedé dormido en el sofá, algo que resultó no ser la solución», cuenta el actor de Batman.

Affleck y Garner se separaron en junio de 2015, un día antes de su décimo aniversario. Y seis años después, el cineasta reavivó su romance con la cantante y actriz Jennifer López, con quien estuvo comprometido a principios de los 2000. Pero no fue una decisión rápida ni tomada a la ligera.

«Claro que se me pasó por la cabeza. Mi responsabilidad por mis hijos es la más alta. No quiero hacer nada que sea doloroso o destructivo para ellos si puedo evitarlo«, añade el actor en referencia a los posibles ataques mediáticos. Subraya que tener padres famosos «es una cruz que cargar».

López y Affleck oficializaron su relación en abril de 2021, poco después de que la diva del Bronx se separara del exbeisbolista Alex Rodríguez, con quien se comprometió en septiembre de 2019.

La propia artista revela que «nunca ha estado mejor» y que «quiere que todo el mundo sepa que es el mejor momento de su vida». Y una fuente cercana a los artistas asegura que son «inseparables» y que «quieren darle otra oportunidad al amor duradero».

(Sputnik)

Comentarios Facebook