Un grupo delictivo con estructura paramilitar asentado en el estado Bolívar (sur de Venezuela) identificado como «La Base del Perú», difundió un video a través de las redes sociales en el que amenazan al gobierno nacional con ejecutar acciones terroristas en la población de El Callao, si no cede a sus demandas en un lapso de 78 horas.

«Exigimos la liberación de todos los detenidos en el comando de los rurales y todos los detenidos que están en El Callao«, dijo un vocero del grupo, quien estaba acompañado por poco más de una decena de hombres. Todos tenían el rostro cubierto y portaban armamento de guerra.

También demandó el cese de supuestos allanamientos y «robos de molinos y casas» que estarían ejecutando efectivos castrenses en la zona. «Si no, vamos a implementar una campaña de terror y suspenso y bombas a todos los funcionarios aquí en El Callao. Iremos desplazando la guerra hasta diferentes partes del país», añadió.

El hombre definió a la organización delictiva –que ha sido protagonista de una gran cantidad de sucesos relacionados con crímenes como narcotráfico, extorsión, secuestro y porte ilegal de armas y pertrechos militares en el estado Bolívar–, como «una resistencia para cuidar» al «pueblo» y justificó sus actuaciones, invocando presuntas la presunta comisión de violaciones a los derechos humanos por parte de la fuerza pública, a la que acusó, además, de inventar falsos positivos

«Los cuerpos de seguridad, ladrones y asesinos y cobardes, atropellando a nuestra población, robándolos, matándolos, secuestrándolos y desapareciéndolos, hacen falsos positivos de información, hasta una falsa información de una guerra por las redes sociales», señaló el paramilitar, aunque no refirió ninguna acción concreta y pública que ilustrara estas serias acusaciones.

Empero, este fue el punto de partida para demandar la presencia de organizaciones internacionales en el territorio, un alegato que ya fue presentado por irregulares colombianos en Apure a través de audios difundidos en el servicio de mensajería WhatsApp.

«También le hacemos un llamado a todas las organizaciones sin fines de lucro, la Cruz Roja, derechos humanos, la ONU, a mediar en esta situación y dándole así el ultimátum al gobierno nacional: dejen nuestro pueblo en paz, busquen a los verdaderos malandros. Busquen pura gente inocente y los ponen como malandros», recitó el hombre, en lo que, a juzgar por la falta de naturalidad con la que hablaba, se correspondía a una información aprendida de memoria.

El pasado 27 de marzo, el ministro de la Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, advirtió que grupos insurgentes estaban usando las redes sociales para difundir mensajes falsos y explicó que esto tendría como propósito deslegitimar las acciones de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y sembrar el terror entre los habitantes de las zonas bajo amenaza.

En concordancia con la alerta formulada por Padrino López, en un punto, se acusa al «alto  mando militar» desplegado en esos predios de «robar al mismo pueblo» y de no querer la «paz» y la «tranquilidad«.

«Ustedes ni se imaginan lo que pasa aquí, la cantidad de toneladas de oro que sus militares se han robado. La verdad es como una moneda: depende de quién echa el cuento», adujo, a modo de excusa, el representante de La Base de El Perú.

El pasado 25 de marzo, un miembro no identificado del grupo irregular armado que despliega operaciones en el sur del estado Apure, pero de origen colombiano, amenazó con ejecutar acciones terroristas a la Fanb, si no cesaba sus operaciones en la zona.

«Si van a mandar más gente, pues, aquí estamos dispuestos a dar la batalla hasta la última gota de sudor derramada, ¿sí me entiende? Que es mejor que se pongan a cuidar las bases, porque sé que están dirigiendo las operaciones desde el Teatro de Guasdualito y si siguen chimbeando, les voy a meter, les vamos a meter una bombardía a ese teatro, pa’ que sepan qué es lo bueno también», dijo.

Ante esto, el general venezolano respondió: «les decimos desde aquí: si ustedes quieren, nosotros también y estamos decididos a todo. La patria, para nosotros, es todo».

La Banda del Perú exigió al presidente Nicolás Maduro que enviara «gente que haga su trabajo» y no se dedicara a cometer crímenes. «Busquen a los verdaderos malandros, no a la gente sana de aquí. (…) dejen a nuestro pueblo en paz», añadió el grupo delictivo.

Sin embargo, antes de concluir esa demanda, el grupo amenazó nuevamente a las autoridades: «ninguno de ustedes ni sus minas, ni sus trabajadores van a producir» .

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook